Now Playing Tracks

5) “Grupo Salvaje” (“The Wild Bunch”) [1969]

"Vamos"- dijo Pyke mirando a sus compañeros.

"¿Por qué no?"-contestó Lyle

Este breve diálogo es el preludio a la fantástica secuencia final y encierra mucho significado para tan pocas palabras. Difícil describirlo sin hacer spoilers, así que lo dejaremos para otra ocasión. 

El director, "Bloody"Sam Pekinpah alcanza con este film la cumbre de su imperecedero estilo y, por supuesto, se gana su apodo. Sus películas, y esta no es una excepción, se caracterizan de una gran violencia que resultó muy polémica en su época. No es de extrañar que un tal Quentin Tarantino se haya declarado admirador y lo haya reconocido como una de sus grandes influencias. Pero el cine de "Bloody" Sam va más allá de una innovadora y cruda violencia, da otra visión del western. Nos muestra los que, quizás, sean los aspectos más sórdidos de los habitantes del viejo oeste.

Apenas alcanzamos a diferenciar la línea entre el bien y el mal en los protagonistas. Pekinpah nos presenta unos personajes que viven los últimos días del salvaje oeste; unos personajes sin un lugar en el mundo, que ven como todo lo que conocían se desmorona ante ellos. Todos ellos han crecido en un mundo hostil que les ha enseñado a ser violentos para sobrevivir, sólo saben vivir así y les persigue ese “olor a muerte” del que le hablaba Patt Garrett a Billy el niño en otra película del bueno de Sam. En pocas palabras, son unos inadaptados sin remedio a los nuevos tiempos.

Asistimos a un último golpe de la banda de forajidos encabezada por Pyke Bishop (William Holden), dicho golpe no sale como esperan, lo que provoca una precipitada fuga a tierras mexicanas. Mientras tanto, un grupo de cazarrecompensas dirigidos por un antiguo miembro (Robert Ryan),que busca un indulto completo tras salir de la cárcel. A partir de ahí, ya en México comenzamos a profundizar en las relaciones de los forajidos, hombres regidos por un marcado código con una profunda amistad entre ellos (cabe destacar la relación entre Pyke y Dutch [Ernest Borgnine]), que ahora se verán entre los dos bandos de la revolución mexicana.

Todo esto nos deja un film de ritmo agónico, en el que todos los personajes parecen dirigirse a un destino fatídico. Deja para la posteridad varias escenas y frases, la secuencia final, la mejor sin duda.  

Amarga, sórdida, violenta… Todo un mito y quinta en mi lista.

6) “Río Bravo” (“Rio Bravo”) [1959]

"El western policíaco": Así denominan muchos a esta obra maestra de todo un genio del cine como es Howard Hawks."Río Bravo" es la historia del sheriff Chance (John Wayne) y su custodia de un asesino hasta la llegada del juez. Entretanto, el hermano del preso, un importante cacique local con numerosos pistoleros en nómina, usará todas las malas artes a su alcance para sacarlo de la cárcel.

Para enfrentarse a todo este ejército de malhechores Chance cuenta con tres ayudantes: un borracho (Dean Martin), un hábil pero inexperto pistolero (Ricky Nelson) y un viejo cojo (Walter Brennan). Esta esperpéntica banda es toda la ayuda que tiene el sheriff, pero a diferencia de lo que acontecía en "Sólo ante el peligro" no le faltan ofertas de ayuda, pero es él el que las rechaza para no poner a nadie en peligro.

Hawks nos pone en bandeja la tensión de la espera al desenlace final y escoge una fórmula muy atractiva. Nos presenta una serie de situaciones cotidianas que le dan mucho encanto al film: las rondas nocturnas, las visitas al salón o la fantástica escena de la guitarra en la que Dean Martin y Ricky Nelson nos recuerdan que también saben cantar. Todas estas situaciones cotidianas claro, acompañadas de la acción y el peligro propio de la situación que viven.

Fantásticas las relaciones entre los personajes, Chance ejerce como el pegamento que mantiene unidos a todos. Tratando de sacar adelante a Dude (Martin) venido a menos por sus problemas con el alcohol, subir la moral de del viejo Stumpy (Brennan), guardián permanente de las celdas y enseñar al joven Colorado (Nelson). Encontrará, asimismo, su propio apoyo en la exótica Feathers (Angie Dickinson).

El resultado de este cóctel es una película muy entretenida, con una banda sonora (“El degüello”), mucha acción y acompañada de cierta tensión, intriga e incluso romance. Fórmula repetida por el director, con ciertas variantes, en "El Dorado" y “Río Lobo”.

Obra maestra y merecido número seis de esta lista.

7) “Dos hombres y un destino” (“Butch Cassidy and the Sundance Kid”) [1969]

Una de amistades imperecederas, eso es lo que nos trae esta maravilla de película. George Roy Hill une por primera vez al dúo que arrasaría, también a sus órdenes en la magnífica "El golpe" años más tarde. Los dosmayores “sex symbols” de la época interpretan a los famosos forajidos Butch Cassidy (Paul Newman) y Sundance Kid (Robert Redford) dando lugar a una de las parejas más icónicas de la historia del cine. Fantásticos sus diálogos saltando a la comba entre la comedia y el drama.

Acompañamos a estos dos forajidos y su banda hasta la disolución, dejando a nuestros dos protagonistas huyendo en solitario con la bella Etta Place (Katharine Ross) con la que darán lugar a un interesante triángulo amoroso.

Un film muy entretenido, con un gran ritmo narrativo y una complicidad inigualable la convierte en todo un clásico. Cabe destacar su gran banda sonora y magníficas escenas como la de la bicicleta o el tiroteo final. Muy comprensible su gran éxito de taquilla y de cara a los premios (4 Oscars, 9 BAFTA, 1 Globo de Oro)

Endiabladamente entretenida, séptimo lugar en la lista.

8) “El bueno, el feo y el malo” (“Il buono, il brutto, il cattivo”) [1966]

El perfecto broche para que Sergio Leone pudiese cerrar su "Trilogía del dolar". Una vez más rueda en el desierto de Tabernas (Almería), convirtiéndolo en lugar icónico y consolidando el Spaghetti Western. 

Como no, a su servicio el gran Clint Eastwood como el hombre sin nombre, al que acompaña por primera vez un magnífico Eli Wallach y por segunda tras “La muerte tenía un precio” un Lee Van Cleef que lo borda de antihéroe.

Leone nos presenta a unos personajes ya de por sí encasillados en unos teóricos estereotipos, pero nunca tenemos claro donde situar la línea que los separa. Su única motivación el dinero del tesoro que buscan y ninguno tiene reparos en matar para conseguir su meta.

Lo cierto es que a partir de este film nacieron muchos de los tópicos del cine del oeste. En definitiva una historia simple, bien llevada y acompañada de la archiconocida banda sonora del maestro Ennio Morricone.

Sobrevalorada por muchos, odiada por otros tantos no deja de ser una obra imprescindible. Personalmente me cautivan los primeros planos de los rostros cansados, con miradas de pura tensión; justo antes de los tiroteos… La calma que precede a la tempestad.

Rebosante de épica y octava en esta lista.

9) “Solo ante el peligro” (“High noon”) [1952]

Acompañamos al recién casado sheriff Kane (Gary Cooper) que planea ya trasladarse a otro pueblo con su esposa (Grace Kelly). Pero todo se tuerce cuando corre la voz de que un peligroso forajido, que él mismo había encarcelado tiempo atrás, ha salido de la cárcel y llegará en el tren del mediodía con su banda en busca de venganza. 

A partir de aquí Fred Zinnemann nos expone a ochenta minutos de tensión que transcurren en tiempo real en la historia. Sufrimos una indecible impotencia al ver como todos los vecinos se lavan las manos y niegan su ayuda al sheriff. A pesar de todo el hombre de la estrella no se arruga y se queda a cumplir su deber, protegiendo al pueblo que le da la espalda y creando así involuntariamente esa figura de héroe que acompaña a su personaje.

Cooper además nos deja una actuación soberbia, transmitiendo y plasmando en la pantalla a la perfección todas y cada una de las emociones del personaje, creando en el espectador una irrefrenable necesidad de ayudar al sheriff.

Cuando el reloj de la estación marca el mediodía y el tren llega, los nervios están a flor de piel y no nos queda una uña que morder. El tiroteo final, sorprendente para la audiencia en los años cincuenta, aún a día de hoy no defrauda. 

Todo un clásico y novena en mi lista.

10) “Bailando con lobos” (“Dances with wolves”) [1990]

"En 1864 un hombre fue en busca de América y se encontró a sí mismo" 

Así reza la carátula del Dvd que tengo en mi estantería desde que puedo recordar. En una frase queda condensada la esencia de la película, el viaje del teniente John Dumbar a lo desconocido que cambiará por completo su forma de ver el mundo. 

Kevin Costner se encarga de dirigir y protagonizar esta maravilla que se aparta en muchos aspectos de los tópicos del género. Fue una de las pioneras en enfocar la historia desde la perspectiva de los nativos americanos: los auténticos pobladores de américa y las verdaderas víctimas de las guerras indias.

Un argumento innovador, una sublime banda sonora, escenarios espectaculares y una perfecta mezcla entre la acción y lo íntimo que te cautiva y hace llevaderas las casi tres horas de metraje. Costner consiguió en su debut como director un film innovador que junto con "Sin Perdón" de Clint Eastwood revitalizó un género que estaba de capa caída.

Imprescindible y número diez de mi lista.

Lo mejor del Viejo Oeste

Como incondicional del cine del oeste me he propuesto enumerar en los próximos días las que, para mí, son las diez mejores películas del género. Daré además unos detalles de cada una para explicar porque las sitúo en la lista y porque las recomiendo (sin spoilers, claro). 

Espero que guste y sea de utilidad a quién le pueda interesar, en breves comenzará mi Top 10 del cine Western

To Tumblr, Love Pixel Union